lunes, 22 de agosto de 2016

SOY UN YONKY DE LOS OLORES




De las cosas que primero supe apreciar tras dejar de fumar fue el tema de los olores. De esto hace 20 años y todavía recuerdo la sensación de apreciar olores que antes por fumar no percibía. Cerca de la casa de mis padres hay una floristería, y a los días de ser un reciente exfumador, pude percibir sus agradables efluvios…algo que me llevé años sin apreciar y me sigo arrepintiendo de no haberlo dejado antes.
No creo que esto suponga una rareza. Creo que todos guardamos olores de la infancia y que en algunas ocasiones se nos reactivan cuando paseamos por sitios con poco movimiento de aire como son calles con escasa circulación. Ya no son muchos los sitios por donde esas sensaciones se pueden percibir por la abundancia de avenidas y mayor tráfico, pero cuando percibo uno de estos olores, hago una completa regresión a la infancia.
Cuando paseo o voy en la moto por las calles del centro, es algo que siempre me agrada: los olores que en ocasiones me llegan y me recuerdan a la infancia, cuando iba caminando al colegio. Eso lo añoro y desearía hacer al ir a mi centro de salud, pero no es algo en lo que me prodigo, pues al ir a domicilios de los pacientes y distar mucho entre ellos en ocasiones, no puedo ir caminando. Por ello debo de coger mi motovidé (que es como se llama la que tengo desde hace unos años…) y no poder abusar de mis zapatos.
Cada vez son más escasos los cascos de bodega donde en los días que suben las temperaturas, salen mágicos efluvios de sus altas ventanas parcialmente tapadas con esterones de esparto. Es una pena que se pierdan esas experiencias olfativas, y cuando paseo con mis hijos o acompañantes, les aconsejo lo perciban pues es algo que está en peligro de extinción. Es más, ya en una ocasión visitando una bodega, le dije a uno de los directivos que una colonia con ese olor podía arrasar en ventas…No hace tampoco tanto tiempo, se acostumbraba a poner una gotita de vino oloroso de nuestra tierra en el pañuelo del bolsillo de las chaquetas como aroma acompañante; por algo será su nombre….no?
Mi consejo es que si alguno es o visita mi tierra, que haga esta experimentación levantándose temprano y paseando por las calles que aún les quedan restos de cascos de bodega. Pero no demoraros en hacerlo, pues como decía, cada vez nos quedan menos lugares por donde poder hacerlo…
A su vez en la consulta, también percibo olores y cambios en los mismos con el trasiego de los pacientes. Con una media de 50 diarios, pueden ser casi 100 experiencias diarias olfativas potenciales (casi todos vienen acompañados). La gran mayoría de las veces son desgraciadamente, olores del “submundo”. En no pocas ocasiones me llega el olor nicotinoso que antes yo mismo portaba, y que me indica el tabaquismo de muchos, que incluso algunos llegan a negar y que son discutidos, pues mi sensibilidad de antiguo fumador raro es que me muestre un falso positivo.
Pero en ocasiones, llegan otros de alto impacto perfumado y agradable. Nadie sabe lo que eso se agradece…


22 de agosto de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada