viernes, 26 de agosto de 2016

FUI PACIENTE ONCOLOGICO POR CULPA DE LOS RECORTES



Ya sé que impresiona el título, pero lo he creado con toda la intencionalidad. Podéis estar tranquilos sobre mi estado de salud, pues parece que toda mi maquinaria funciona bien, todo lo contrario que al Servicio Andaluz de Salud. Os lo paso a  contar de forma ordenada y demostrada.
El pasado día 23/8/2016 se ha convertido en un día memorable. Todo comenzó con las prisas y los problemas motivados de pasar la consulta habitual de los pacientes de mi cupo, a los que les sumamos los de una compañera de vacaciones: en total más de 3000 pacientes. Añadamos a ello las inserciones de citas extras de pacientes que se les da cita con demoras de 4-5 días tanto de mi cupo como los de mi colega, a los que mal se les denomina como urgencias. Todo ello induce a que todo sea urgente a petición y presiones de no pocos “usuarios del sistema”, sin coto alguno a sus más peregrinas peticiones….Esto ya da para unos cuantos posts….
Incidencias, peripecias, presiones, intentos de ver gente sin cita, “poyaques” de los más variopintos y pacientes que acuden en condiciones a la consulta rellenaron la mañana. La guinda fue finalizando la misma, un paciente anciano con más de 12 problemas de salud que su hijo se lo trajo desde Madrid a vivir con él, pues ya no tenía apoyos en la población de origen y su padre no poder valerse por si mismo. A ello, se le añadía a él no pocos problemas personales, familiares, laborales y sociales que hacían tener que destinarle más de media hora, que se sumaba a otra media hora de demora que arrastraba ya.
Podéis haceros una idea que empezaba ya a tener las baterías casi en reserva, cuando me comentan otra incidencia de otros pacientes míos, a lo que tuve que dar una versión muy distinta de la que en fechas recientes dieron en administración del centro.
Vamos, todo el día de asistencia y sobre todo, gestiones de lo más diversas, a lo que añadir la exasperante lentitud de nuestro programa Canaya…
El remate de todo fue recibir la llamada nerviosa y preocupada de Ely (mi esposa) tras recibir mi hijo en el teléfono de casa a las 9.45 h. una citación a mi nombre en el Servicio de Oncología de nuestro hospital de referencia. Podéis haceros una idea de la situación: ella muy agobiada y dudando si le escondía algo y yo ya agotado y casi sin posibilidad de respuesta.
A las horas que llegaba a casa, no daba cancha para llamar a la persona que dio la citación desde el hospital y en mi centro de salud, nadie sabía nada, pues comprobamos que el origen de la citación era del hospital.
Al día siguiente, y resumiendo, se pudo constatar el error y pude hablar (después de no pocos intentos de contacto) con la persona que emitió la citación. Me argumentaba que había menos personal dedicado al tema de citaciones por tema de los recortes de presupuesto (sin sustitutos de vacaciones) debían de hacer las cosas con mayor presión y prisas, lo cual originaban errores como el que me aconteció a mi. Al final, en vez de poner el nombre de una de mis pacientes (que también venía a nuestra tierra desde Cataluña), me puso a mi al ser su médico de familia.
Menos mal que lo aclaré y mi cita se la dieron a ella, que por desgracia, más falta le hace a ella…
Ya sé que es solo un hecho puntual, pero denota más de lo que muchos venimos protestando.

NO SE PUEDE DAR UNA MÍNIMA CALIDAD ASISTENCIAL POR PARTE DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS CON ESTA SITUACIÓN DE TRABAJO TAN DESFAVORABLE Y QUE TANTO NOS REPERCUTE A TODOS…..



26/8/2016

2 comentarios:

  1. Me alegro que estés sano y otro verano hemos sobrevivido. En espera de los paramédicos jajaja. Robots que pasen la consulta en nuestra ausencia o

    ResponderEliminar